Qué visitar

  • Panorámica de Hita
  • Puerta de Santa María
  • Muralla Medieval
  • Plaza de Hita 02
  • Restos Castillo de Hita
  • Muralla Puerta Laguna
  • Iglesia de San Juan
  • Ruinas de la Iglesia de San Pedro
  • Palenque de Hita (Copiar)
  • Monasterio de Sopetrán
  • Bodego de Hita
  • Bodega de Hita

Muralla Medieval

Se conservan distintos lienzos de la muralla medieval que mandó levantar Iñigo López de Mendoza, el Marqués de Santillana en 1441. Rodeaba la villa y ascendía la ladera del cerro hasta unirse con el castillo.

Algunos tramos de la muralla se conservan en buen estado desde su construcción, sin embargo otros han tenido que ser restaurados o reconstruidos casi en su totalidad.

La Puerta de Santa María es emblema de Hita, la principal y única superviviente de las tres que tuvo la muralla. A pesar de su pequeña escala es un bello ejemplo de la arquitectura militar del siglo XV.

Los dos garitones que flanquean el arco apuntado y los restos del matacán que corona el conjunto son elementos mucho más ornamentales que defensivos. Los elementos anteriores junto al escudo heráldico que preside la puerta, simbolizan el poder de la nobleza. En este caso, el poder del propio Marqués de Santillana, señor de Hita.

El Arco de Santa María, como también se conoce en Hita, acabó de restaurarse y de reconstruir su parte superior, en el año 2005. Destacar también, en la muralla, las torres cilíndricas también llamadas, cubos.

Visitar: Recinto Arqueológico Castillo Hita

Plaza del Arcipreste de Hita

La encontramos, nada más cruzar La Puerta de Santa María. Centro neurálgico del municipio, es un espacio amplio delimitado por sopórtales y viviendas de sabor popular.

Destacan algunas fachadas de ladrillo que nos recuerdan la tradición constructiva mudéjar de origen musulmán.

Ruinas de San Pedro

Tres eran los templos que había en Hita, en 1771, al cerrarse la Iglesia de Santa María, los bienes fueron llevados a la Iglesia de San Pedro y La Iglesia de San Juan. San Pedro recibió a la Virgen y su ajuar, pasando a ser el principal templo de Hita.

Los hidalgos de Hita que en el siglo XVI sumaban todavía un centenar instalaron sus sepulcros en este templo.

Durante la Guerra Civil Española la Iglesia fue destruida y las lápidas sepulcrales de los nobles de Hita de los siglos XV, XVI y XVII, fueron trasladadas a la Iglesia de San Juan.

Pero frente al altar, podemos ver aún, la de Fernando de Mendoza, alcaide de la fortaleza de Hita en el siglo XV.

En los años 90, se consolidaron las ruinas, se acotó su espacio y se construyó un escenario aprovechando los sillares de la antigua torre. Es sin duda alguna, por su encanto, un espacio privilegiado para los actos culturales al aire libre.

Iglesia de San Juan Bautista

La Iglesia, de sencilla arquitectura gótico mudéjar, se construyó entre los siglos XIV y XV. Tiene tres naves y un ábside poligonal. La torre, del siglo XVI, es de estilo herreriano.

La Iglesia de San Juan, se cerró al culto a principios del siglo XIX y no reabriría sus puertas hasta después de la Guerra Civil.

Conservaba, tras la Guerra, las cubiertas del Altar Mayor y del Altar de la Virgen de la Cuesta, el resto de la cubierta se hundió.

Presidiendo el Altar Mayor, se observa un crucifijo de finales del siglo XVI. A la izquierda, una talla del siglo XVIII, de San Blas. Y a la derecha, la talla de San Juan Bautista del siglo XVII.

La Pila Bautismal románica tiene esculpido en su basa el árbol de la vida, que representa el bautismo. Junto a la Pila, se encuentra El Descendimiento de la Cruz, pintura del siglo XVII. En el bajo coro, se pueden observar: el Ecce Homo, pintura del siglo XVII y a Jesús Sacramental, del siglo XVIII.

Destacan los magníficos artesonados mudéjares de casetones hexagonales del siglo XVI y el suelo recompuesto con lápidas de nobles e hidalgos del pueblo de Hita, de los siglos XV, XVI, XVII.

La iglesia ha sido restaurada entre 2002 y 2004. Además de las obras de reparación de las cubiertas, se ha transformado el interior dejando al descubierto las paredes originales, de piedra y ladrillo.

La iglesia puede visitarse antes de los actos religiosos. Para facilitar las visitas y evitar que se interrumpa el culto, la iglesia de San Juan abre sus puertas media hora antes de las misas (a las 13:00 h., domingos y festivos). El párroco es D. Enrique García Lario.

El Palenque

Se encuentra a los pies de la muralla medieval y rememora el lugar donde se desarrollaban los torneos de caballeros que fueron durante la Edad Media la principal diversión popular. Las justas a pie y a caballo con espadas, lanzas y mazas, han sido un auténtico deporte cuya tradición en nuestra literatura es antiquísima. Junto a los entrenamientos militares como el estafermo o los bohordos existían otras diversiones caballerescas como las sortijas o el asalto al castillo. Durante el Festival Medieval, el Palenque cobra vida para escenificar los juegos de caballeros y los torneos.

Monasterio de Sopetrán

Dentro del término municipal de Hita y muy próximo a Torre del Burgo, en la vega del río Badiel, se localiza el Monasterio de Sopetrán de origen visigodo. Habitado por monjes benedictinos, llego a ser el centro religioso y cultural de estas tierras de Hita. Conserva restos de origen medieval y las arquerías del claustro son de estilo herreriano.

Declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de monumento, por la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha por el Decreto 10/1994, de 1 de febrero, publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha, número 20, de 30 de marzo de 1994.

Para saber más sobre su historia, haga clic sobre el enlace: Monasterio de Sopetrán

Bodegas y Bodegos

La arquitectura subterránea tuvo también una gran importancia en esta villa. Bajo el casco histórico encontramos un centenar de cuevas utilizadas como bodega desde la Edad Media. Existe un documento del siglo XV que permite afirmar que un buen número de las bodegas de Hita pertenecieron a familias judías. Muchas conservan todavía las tinajas de barro donde se almacenaba el vino.

Existen también casas-cueva denominadas localmente “bodegos” aunque la mayoría están abandonados. Formaban parte del barrio alto donde se encontraba también la iglesia del arcipreste de Hita. Aparecen documentados en el siglo XVIII. Tras la Guerra Civil Española y como consecuencia de la destrucción del casco urbano, las casas-cueva fueron de nuevo utilizadas como vivienda hasta los años 60 del pasado siglo.